El importante papel del compliance officer en todo tipo de organizaciones

Origen y definición del compliance      

En los últimos años en el ámbito legal y empresarial un término que ha ido tomando fuerza es el compliance (cumplimiento), sobre todo desde que ha dado lugar a una nueva figura profesional en todo tipo de empresas y organizaciones: el compliance officer.

Pese a que todavía hay un gran número de profesionales que desconocen las competencias de quienes desempeñan funciones de compliance, es muy probable que con el tiempo la figura del compliance officer sea un imprescindible, tanto en grandes como pequeñas empresas de nuestro país.

El compliance nace del mundo empresarial anglosajón, concretamente del sector financiero, por una necesidad de asegurarse el cumplimiento de toda la normativa, bastante compleja en ocasiones y con sanciones muy altas en caso de incumplimiento. En España, empezaron a implementarse planes de compliance un poco más tarde, a raíz de que empresas internacionales con socios extranjeros les empezaran a exigir estas medidas como medida de seguridad.

 

Tareas del compliance officer

El compliance consiste en el cumplimiento normativo por parte de directivos, empleados y agentes vinculados a la empresa u organización, tanto de normas, leyes y reglamentos legales como también de políticas internas y códigos éticos que la empresa u organismo se haya comprometido a respetar.

Antes de que existiera el término de compliance estas competencias dependían de asesorías jurídicas. No obstante, la complejidad regulatoria ha ido tan en aumento que ha terminado siendo imprescindible la presencia del compliance officer como persona especializada en asesoría normativa.

El compliance officer debería ejercer las funciones de prevención, detección y gestión de riesgos de incumplimiento, así como a la promoción de buenas prácticas en toda la organización. Para ello, es clave que esta persona tenga un buen grado de autonomía para operar e independencia para la toma de decisiones que afecten a toda la organización empresarial.

Precisamente en un país como España, que últimamente se ha visto envuelto en bochornosos capítulos de corrupción por parte del Poder Ejecutivo, figuras como el compliance officer son clave para evitar la transgresión normativa y conseguir actuar con plena integridad.